PAGA EN 24 MESES SIN INTERESES

Alopecia femenina: tipos y tratamiento

Alopecia femenina: tipos y tratamiento

La alopecia puede afectar tanto al hombre como a la mujer, pero cuando se produce en esta, la caída sigue un patrón clínico diferente. Aproximadamente, el 30 % de la población femenina mundial lo padece, y en nuestro país, el 20 % de las mujeres, entre 30 a 40 años, han sufrido algún grado. Aunque la pérdida de cabello es normal, el problema surge cuando la regeneración no sigue el ritmo natural.

La alopecia androgenética es la más común de todas y se manifiesta en la mujer a una edad más avanzada. Por lo tanto, una de cada seis mujeres sufre esta calvicie común, lo que genera cierta preocupación y da lugar a que acudan a un especialista para tratar este problema. Aunque, en la mayoría de las ocasiones, tiene que ver con desórdenes hormonales, existen otros orígenes en los que vamos a profundizar.

Qué es la alopecia femenina

La alopecia en la mujer es un trastorno capilar que se relaciona con la pérdida del cabello en algunas zonas visibles, como la parte superior y anterior de la cabeza. Normalmente, no suele representar un problema para salud, pero afecta principalmente a la imagen y autoestima de la persona.

La caída del cabello tiene un impacto en la confianza de la persona, por esto, es importante encontrar un tratamiento eficaz. No obstante, lo primero es conocer la causa exacta, puesto que, en una gran mayoría de los casos, tiene que ver con la combinación de factores genéticos, ambientales y físicos.

Incluso, una mala alimentación y ciertas afecciones médicas aumentan el riesgo de padecerla, como los problemas de tiroides, caída del cabello hereditaria o deficiencia en el hierro, entre otras posibilidades. En vista de esto, hay que tener presente algunos síntomas para saber de qué tipo de alopecia se trata.

Síntomas de alopecia en mujeres

La detección de la alopecia a tiempo es fundamental para buscar el tratamiento efectivo. No obstante, la pérdida de cabello no siempre es grave, puesto que, el pelo vuelve a crecer de forma natural o, en casos más severos, se pueden emplear medicamentos tópicos, terapias con luz ultravioleta o realizar implantes.

  • Debilidad del cabello. Uno de los síntomas más frecuentes de la alopecia femenina es la debilidad del cabello, sobre todo, en la parte superior de la cabeza.
  • Pérdida a edad temprana. Otra razón para ponerse en manos de un especialista es si se nota una pérdida de cabello a edad temprana, por ejemplo, a partir de los 20 años.
  • Grasa o caspa. También, se pueden notar molestias en el cuero cabelludo, a modo de picores o enrojecimiento de la zona afectada por grasa o caspa.
  • Cabello en la almohada. Otra señal es si aparecen muchos pelos en la almohada al levantarse.
  • Caída en la ducha y cepillado. Durante el lavado y cepillado del cabello, lo más normal es que se caiga, sin embargo, hay que comprobar si dicha pérdida es excesiva.
  • Acné. Durante el ciclo menstrual también puede ocurrir que aparezca acné o vello facial. Este es otro signo que puede evidenciar algún grado de alopecia.

Tipos de alopecia

Actualmente, hay más de cien alopecias que afectan a la mujer, pero conoceremos las más habituales y sus causas. Esto es importante para garantizar un tratamiento efectivo y duradero con el tiempo.

Alopecia androgénica en mujeres

La alopecia androgénica o androgenética, más conocida como la calvicie común, también se da en la mujer. La propensión en el hombre es del 40 % frente al 10 % de las mujeres, y tiene mucho que ver con los desórdenes hormonales.

Principalmente, consiste en la pérdida capilar y se nota por las entradas en la parte superior de la cabeza. Para retardar dicha caída del pelo, se suelen recomendar tratamientos preventivos, sobre todo, cuando se acentúa, a partir de los 30 a 40 años.

Alopecia areata en mujeres

Este tipo de alopecia se distingue por la pérdida de cabello en algunas zonas del cuero cabelludo. Aunque dicha caída, que puede darse al cabo de los días o los meses, puede variar en función de cada mujer. Se manifiesta cuando aparecen áreas ovaladas, de forma aislada, aunque también existen otros patrones clínicos.

La alopecia areata se suele dar cuando existe un estrés elevado, algún tipo de alergia o un proceso infeccioso. Las defensas del propio organismo producen una inflamación que produce la caída del cabello hasta que desaparece.

Alopecia femenina frontal fibrosante

Cada vez es más frecuente detectar la alopecia frontal fibrosante, sobre todo, cuando la mujer está en la etapa de la menopausia. Aunque la causa no está del todo clara para algunos expertos. Según los estudios, se relaciona con los mecanismos autoinmunes ante la inflamación, factores hormonales y antecedentes genéticos.

Esta calvicie consiste en el retroceso en la línea del nacimiento del pelo de la zona de la frente, como si se tratara de una diadema natural. Otra señal para estar alerta es la pérdida de pelo en las cejas. En cualquiera de los casos, la caída del pelo es progresiva hasta que llega un momento en el que se estabiliza.

Efluvio Telógeno en mujeres

Esta alopecia también es muy común en las mujeres, es la que más se produce después de la androgénica. En este caso, consiste en la caída brusca de un gran número de cabellos, sobre todo en la parte trasera y lateral de la cabeza. Se trata de una calvicie bastante alarmante y que suele generar cierta alarma.

El efluvio telógeno se debe a varios factores, como la deficiencia de vitaminas, problemas con el sistema endocrino, anemia, alteraciones en las hormonas, etc. Se suele producir porque los folículos entran en una fase de reposo o el pelo está envejecido, por lo que, el cabello se vuelve mucho más frágil.

En conclusión, esperamos haber aclarado algunas dudas sobre la alopecia femenina y sus características. Lo más recomendable es que una clínica capilar especializada en esta afección, como la nuestra, hiciera un estudio para ofrecerte un diagnóstico preciso y garantizar un tratamiento adecuado.

Tabla de contenidos