PAGA EN 24 MESES SIN INTERESES

Injerto capilar sin rapar

Injerto capilar sin rapar

La alopecia o calvicie es un problema que afecta a buena parte de la población masculina en España, aunque las mujeres también pueden presentarlo. Ante esta realidad, muchos se informan sobre los tratamientos y uno de los mejores es el injerto capilar sin rapar. Muchas personas sufren problemas de autoestima y confianza personal al enfrentar las temidas entradas en el pelo o directamente, la calvicie. Y es que el nivel de estigma que existe en torno a la pérdida de cabello prolongada es evidente, y llega al punto de que algunas personas no quieren someterse a tratamientos que expongan como “obvia su situación”. Si bien existen tratamientos de injerto capilar más invasivos (y también muy efectivos), la preferencia de apostar por una técnica menos invasiva, más cómoda y mucho más disimulada, ha crecido. En este artículo, te contaremos si existe la posibilidad de someterse a un injerto capilar sin rapar y cuáles son las ventajas de un tratamiento semejante. Además, te mostraremos algunos tratamientos súper eficaces adicionales para combatir la calvicie.

¿Es posible hacer un injerto capilar sin rapar la cabeza?

Sí, es posible someterse a un injerto capilar sin rapar la cabeza aunque esto no sea lo más tradicional. En los últimos años han surgido nuevas técnicas contra la alopecia como el tratamiento FUSS. Pero esto no es todo, también se han modernizado técnicas convencionales como la llamada «FUE» en donde ahora es posible recibir un injerto capilar sin rasurar las zonas receptoras.  La idea de raparse el cabello (principalmente en la población femenina), no era nada aceptada y a muchos les produce inseguridad. Hoy en día, se puede recibir un injerto cuidando la calidad del tratamiento y con un abordaje menos invasivo.

¿En qué consiste la técnica FUE para el injerto capilar sin rapar la cabeza?

Aunque la técnica FUE para la alopecia en el pasado se realizaba rapando la zona receptora, esto ha ido cambiando. Y ahora hay clínicas estéticas de gran nivel que permiten acceder a este tratamiento sin rapar el cabello. Te contaremos en qué consiste la técnica FUE sin rapar la cabeza, principalmente su nombre es una referencia de «extracción de unidades foliculares». Asimismo,  es una técnica poco invasiva que permite generar un trasplante capilar retirando las unidades foliculares en la zona donante, pero de uno en uno en lugar de rapando esta zona capilar. Para lograr este abordaje, el especialista usa un implemento conocido como «punch», es un bisturí cilíndrico súper fino que permite realizar esta extracción sin tener que realizar un procedimiento invasivo y notorio.

Ventajas de la técnica FUE

Seguramente te preguntas, ¿Es la técnica FUE para injerto capilar sin rapar la mejor opción?  Realmente eso va a depender de cada caso, pero sabemos que es una técnica capaz de aportar beneficios muy competitivos, como los que te mencionaremos a continuación.

Técnica práctica y bastante segura

Al tratarse de una extracción individual y realizada con un implemento de incisión bastante delgado, entonces este se convierte en un tratamiento poco invasivo y muy práctico. Gracias a esto, termina siendo bastante seguro para el paciente, pues las incisiones son mínimas con un diámetro inferior a un milímetro. Si bien por la naturaleza del abordaje puede demorar un poco más, no termina siendo incómodo en la mayoría de los casos.   rapar el cabello  

No es necesario rapar el cabello

Hay que destacar que sí existen procedimientos de la técnica FUE que involucra rapar el cabello. Es por esto que conviene apostar por clínicas capilares profesionales donde los especialistas puedan llevar a cabo el injerto capilar sin rapar.  Pues con este tratamiento no será necesario rapar el cabello, y el paciente habrá sido partícipe de un procedimiento con excelente terminación estética.

Rápida recuperación luego del tratamiento

Sin duda, es otro gran punto a favor de someterse a un injerto capilar sin rapar el cabello porque como no se usa un bisturí grande ni tampoco algún implemento para extraer de forma agresiva las unidades de folículos capilares, la recuperación es rápida. Esto también permite que el paciente sienta más confianza no solo en lo que involucra el proceso, sino también en el resultado final.

No genera una cicatriz lineal 

Muchas personas valoran en gran medida que en este procedimiento de injerto de cabello el riesgo de tener una cicatriz es súper reducido. De esta forma, no hay una afectación estética que en algún momento pueda causar algún tipo de desconfianza física. Desafortunadamente, existen algunos tratamientos invasivos para el injerto de pelo que hacen que algunas personas desistan de esa posibilidad y recurran a remedios caseros para frenar la caída del cabello.

Efecto bastante natural y disimulado 

No hay duda de que la ventaja más competitiva del injerto capilar sin rapar es el efecto natural que genera, la posibilidad de lucir una melena cuidada, saludable, prominente y de aspecto natural, no tiene precio. Y como hemos dicho, no genera una cicatriz lineal así que es difícil que las personas noten que existió algún tipo de procedimiento capilar. Esto es genial, ¿No lo crees?

Promueve un crecimiento capilar rápido

Por si fuera poco, otra de las ventajas de la técnica FUE contra la alopecia, es que promueve un crecimiento capilar rápido, dejando a disposición una solución bastante completa. De esta manera, se ha posicionado con los años como una de las mejores técnicas para abordar la caída del cabello o incluso casos específicos como la alopecia androgénica en hombres o en mujeres.

La técnica FUSS: Otra de las técnicas de injerto capilar sin rapar la cabeza

Esta técnica refuerza la realidad de que sí se puede llevar a cabo un injerto capilar sin rapar la cabeza. Aunque el tratamiento correctivo FUSS está más orientado a esos pacientes que tienen la cabellera larga y no requieren de demasiadas unidades foliculares. La técnica FUSS es un poco más invasiva, aunque no necesariamente dolorosa pues suele ser un procedimiento rápido. Consiste en retirar una tira de la piel muy delgada de cuero cabelludo para disponer de las unidades foliculares. La buena noticia es que esta extensión delgada de cuero cabelludo se extrae de la zona baja del cabello, hacia la nuca (así que en mujeres se disimula muy bien). Además, esa tira de tejido dermoepidérmico se caracteriza por disponer folículos capilares más duraderos haciendo que el tratamiento sea mucho más exitoso en forma y durabilidad.

¿Cuáles son las ventajas del injerto capilar sin rasurar?

El injerto capilar sin rasurar se presenta como una de las mejores opciones para tratar las entradas de cabello pronunciadas y las zonas de calvicie irregulares. Te mostraremos a continuación, algunos beneficios puntuales de esta práctica.

Técnicas mínimamente invasivas

Este tipo de procedimientos se realizan administrando anestesia local, así que el abordaje tiende a ser mínimo y libre de molestias que afecten la experiencia del paciente. Además, suele ser un abordaje rápido en el cual, en un solo día ya se ha aplicado la técnica. Esto hace que todo sea sutil y al ser menos invasivo es más atractivo para las personas.

Resultados positivos a nivel estético

La técnica de injerto capilar sin rapar no deja cicatrices lineales, es un procedimiento que se disimula bastante bien y sobre todo es muy beneficioso porque deja un aspecto natural. Muchas personas se reprochan tener calvicie, sobre todo cuando es algo demasiado evidente. Y también suelen sentir culpa al querer buscar opciones que disimulen esto de forma obvia, como accesorios capilares. Esto hace que nos preguntemos, ¿existe una forma de solucionar la calvicie de forma natural y atractiva estéticamente? Y la respuesta es obvia, puede pasar con el injerto de pelo sin rapar.

Procedimiento cómodo y duradero

Por otro lado, este tipo de técnicas para el injerto de pelo suelen generar efectos positivos en términos de rapidez para percibir los resultados. Esto no ocurre con los tratamientos médicos que involucran el uso del Minoxidil en hombres o en mujeres. Además, el injerto de pelo sin tener que rapar el cabello también da resultados que perduran con el paso del tiempo, aunque conviene complementar usando suplementos como biotina para aprovechar antioxidantes y vitaminas.

Consideraciones del injerto capilar sin rasurar

Hasta ahora parece que el injerto capilar sin rasurar es por mucho, una gran opción. ¡Y en efecto lo es! Pero también queremos mostrarte cuáles son las consideraciones posibles en torno a este procedimiento.

Menor rango de visión

Cuando no se rapa el cabello existente es difícil poder percibir de manera más fácil de dónde extraer las unidades foliculares para llevar a cabo el injerto, esto hace que demore algo más de tiempo.

Menor cantidad de injerto por sesión

En algunos casos, la disminución de visión y la necesidad de retirar unidad folicular de uno en uno, hace que la cantidad de injerto se vea reducida, por lo que puede impactar en el tiempo e incluso en ciertos casos, requerir más de una sesión.

Consejos finales al apostar por el injerto capilar sin rasurar

Nuestro consejo es muy claro pero súper valioso, conviene apostar por una clínica capilar profesional y con profesionales cualificados. De esta forma, tu caso estará en las mejores manos y verás resultados increíbles en menos tiempo. Además, gracias a esto es posible tener una experiencia mucho más cómoda, libre de dolor y tener un tratamiento complementario para frenar a futuro el riesgo de pérdida del cabello.. ¡Tú también puedes lucir el pelo que deseas!

Tabla de contenidos