PAGA EN 24 MESES SIN INTERESES

¿Remolino o calvicie?

¿Remolino o calvicie?

A cierta edad, lo más normal es que las personas empiecen a preocuparse por la pérdida del cabello. La alopecia, que puede ser temporal o permanente, se debe a varias razones, como el envejecimiento, cambios hormonales o afecciones médicas. Aunque es más común en los hombres, esto no quiere decir que las mujeres no sean propensas a ello. Una de las preguntas más habituales es querer saber si hay motivos para sospechar que nos estamos quedando calvos. A veces, hay falsas alarmas y surge una obsesión innecesaria con los signos de la calvicie. Por tanto, explicaremos los síntomas o si es un proceso natural para esclarecer las confusiones.

¿Qué es un remolino en el pelo y por qué aparecen?

Antes de iniciar cualquier tratamiento por cuenta propia, lo mejor es acudir a un especialista para confirmar o descartar las sospechas. Además, no tiene que tratarse de una calvicie, sino que podríamos estar ante un simple remolino de pelo. Aunque se trata de una formación natural, no todas las personas lo tienen. El remolino en la cabeza tiene mucho que ver con la genética de la persona y son bastante más frecuentes de lo que pensamos. No obstante, no entrañan ningún riesgo para la salud, aunque desde el punto de vista estético, pueden ser molestos y afectan a la autoestima de la persona. Lo más normal es que aparezcan en la coronilla y el flequillo, pero también pueden aparecer en otras zonas. Se puede entender que se trata de un remolino cuando los pelos comienzan a crecer en una dirección contraria al resto del cabello. Además, no se pueden cambiar ni quitar por mucho que lo intentemos. Según los estudios realizados, empiezan a ser visibles durante el cuarto meses del embarazo o si aparecen cicatrices o golpes que afectan a la dirección de los bulbos pilosos.

Cómo saber si me estoy quedando calvo

Una vez que tenemos más claro qué es un remolino, vamos a ofrecer algunas señales para saber si se trata de un principio de calvicie o no tiene nada que ver. A continuación, ofreceremos algunas pistas que nos ayudarán a distinguir si es una alopecia temporal o hay que acudir al especialista para someterse a algún tratamiento.

Pelos en la almohada y la ducha

Una pérdida excesiva de cabellos en la ducha o en la almohada de forma continua es motivo de preocupación. Aunque, en ciertas épocas del año, esto es mucho más normal, sobre todo, en la primavera y el otoño. No obstante, si la caída es de 50 a 100 pelos al día está dentro de lo normal. En la ducha es muy habitual que se caiga el cabello porque durante el lavado está sometido a un estrés considerable. Lavar el pelo de manera incorrecta y usar un champú o productos con químicos pueden promover esta caída. Para una correcta nutrición, lo más recomendable es lavarlo solo cuando esté sucio.

Caída anormal del cabello

Una de las consultas más habituales en una clínica capilar es si la pérdida de cabello entra dentro de la normalidad o se relaciona con alguna patología. Si tiene que ver con una caída estacional, el pelo volverá a crecer. Aunque, habrá que estudiar otros factores que influyen, como el estrés, mala alimentación, traumas emocionales o desequilibrios hormonales, entre otros. Para saber si es una caída normal, la persona puede realizar la maniobra de Sabouraud. Concretamente, consiste en tirar del cabello de diferentes zonas del cuero cabelludo para comprobar si la caída es excesiva. Si de cada mechón, que comprenda entre 30 a 40 pelos, se arrancan más del 10 %, habría que estudiar qué lo provoca. 

Entradas y coronilla

La aparición de entradas o pérdida de cabello en la zona de la coronilla es mucho más normal en los hombres. Ahora, si esto ocurre no quiere decir que la persona se esté quedando calva o se trate de una alopecia general, puesto que esto dependerá de cómo sean de pronunciadas. Puede ser una alopecia natural que aparece a medida que pasan los años. En un principio, las entradas suelen ser más leves, pero según avanza el tiempo, tienden a ser más pronunciadas. En estos casos, lo que hay que observar es cómo se desarrollan para poner una solución. Afortunadamente, existen diferentes tipos de cortes y peinados para disimularlas, como rapar el pelo o hacer un corte en degradado con varios niveles.

Antecedentes familiares

Se ha demostrado que la alopecia androgénica tiene que ver con la genética de la persona. Por lo tanto, si hay antecedentes en la familia es normal que exista un mayor número de probabilidades de que se produzca la calvicie. Como no podemos tener la total seguridad, aunque haya mayor propensión, lo mejor es acudir a un especialista para hacer un estudio. Tal como comentamos, la caída del pelo puede acompañarse de muchos factores, pero, en la mayoría de las ocasiones, solo un profesional podrá ofrecer un diagnóstico preciso.

Edad

Según nos vamos haciendo mayores, el número de posibilidades de quedarse calvo es mayor. La mitad de los hombres y mujeres padecen alopecia a lo largo de su vida, aunque el patrón más común es a partir de los 40 años, en una gran parte, relacionado con el estrés o algún factor emocional. De hecho, un 60% de las personas han notado la pérdida de cabello a partir de los 20 años, aunque la mitad de los hombres empieza a sufrir alopecia a partir de los 50 años. A partir de los 30, se suele perder más densidad capilar y entra dentro de la normalidad. Actualmente, existen métodos muy efectivos para frenar la caída del cabello. Por ejemplo, el plasma enriquecido en plaquetas (PRP) es uno de los tratamientos más indicados para esta regeneración si la pérdida es moderada. Igualmente, el uso del minoxidil está indicado para retardar la calvicie común. En conclusión, esperamos haber despejado las posibles dudas sobre cómo saber si te estás quedando calvo. Sin embargo, consultar a un especialista es lo más conveniente para obtener un diagnóstico acertado y ponerse en tratamiento si fuera necesario. Sea cual sea el factor que afecta a la salud capilar, nadie mejor que un profesional para ofrecer un asesoramiento profesional.

Tabla de contenidos