PAGA EN 24 MESES SIN INTERESES

Tipos de Alopecia

Tipos de Alopecia

La caída del cabello puede representar algo más que un problema estético. A pesar de que esto puede convertirse en un dolor de cabeza para quien la padece, informarse al respecto te hará tener las herramientas necesarias para entender cómo tratarla, por eso, desde Clínica Capilar Capilando queremos ofrecerte la mejor información.

Existen diferentes tipos de alopecia, y pueden afectar tanto a hombres como a mujeres. Cada ser humano cuenta con más de 120.00 cabellos en el cuero cabelludo. Por lo general, a diario perdemos entre 100 a 120 cabellos, así que ver algunas hebras en tu peine no significa ninguna situación de la que preocuparse.

La mayoría de este cabello que perdemos, vuelve a crecer. En cambio, cuando la pérdida de cabello comienza a ser anormal, allí podemos estar enfrentando una alopecia y es momento de ocuparnos de ella.

En el siguiente artículo, te explicaremos de qué se trata la alopecia y los principales tipos que podemos enfrentar.

¿Qué es la Alopecia?

La alopecia se trata de la caída excesiva del cabello. Así mismo, la zona que principalmente afecta es el cuero cabelludo, pero también puede perjudicar otras áreas del cuerpo como las cejas, barba o pelo corporal.

Este es un problema frecuente en personas alrededor del mundo. Además, es considerada como una enfermedad por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sus causas pueden variar dependiendo del tipo de alopecia. Si observas una pérdida descontrolada de cabello, puedes consultar con nuestros especialistas en medicina capilar e injertos capilares en Madrid.

Tipos principales de Alopecia

La alopecia es una condición que puede representar un gran desafío para quien la padece. En la actualidad, la salud y estética son focos de mucha atención en la población. Por lo tanto, identificar desde el principio cualquier anomalía en la pérdida de cabello, es crucial para abordar la posible enfermedad y evitar un mal mayor a futuro.

La caída del cabello se puede deber a diversos factores o causas, que van desde la genética, estilo de vida, condiciones ambientales e incluso problemas emocionales. A continuación te mencionaremos los tipos principales de alopecia.

Alopecia Androgenética

Uno de los tipos más comunes de alopecia es la alopecia androgenética, también es conocida como calvicie o pérdida de cabello de patrón masculino o en caso de presentarse en mujeres, se llama pérdida de cabello de patrón femenimo.

Este tipo de alopecia se forma por una combinación de varios factores: genéticos, de edad y una hormona llamada dihidrotestosterona. Los hombres por ser quienes producen más de esta hormona, tienden a sufrir de caída de cabello en un porcentaje más alto que las mujeres.

La dihidrotestosterona encoge los folículos pilosos alrededor de la línea del cabello y del cuero cabelludo. Lo que se traduce en un eventual adelgazamiento del cabello e incluso desaparición del mismo.

Por otro lado, la pérdida de cabello en hombres con este tipo de alopecia puede comenzar en cualquier momento después de la pubertad e ir progresando en el transcurso de los años. Mientras que la alopecia androgenética en mujeres, puede presentarse como parte natural del envejecimiento, en especial después de la menopausia.

Y se manifiesta como un adelgazamiento dramático del cabello y es poco probable que conduzca a la calvicie a diferencia de los hombres.

Alopecia Areata

La alopecia areata se caracteriza por producirse en zonas localizadas y la pérdida de cabello tiene forma de parche redondeado generalmente. Esta variante de la alopecia puede surgir repentinamente, manifestándose generalmente en el cuero cabelludo, pero puede extenderse a otras zonas del cuerpo como cejas, barba y pestañas.

Esta alopecia es provocada por un fenómeno autoinmune, donde el sistema inmunológico ataca por error a los folículos pilosos sanos (como si se tratara de una infección). Lo que trae como consecuencia, la caída del cabello.

Aunque los folículos pilosos no quedan dañados, el cabello puede crecer nuevamente, pero hay una posibilidad de que existan recaídas si no se cumple con el tratamiento a cabalidad. Este tipo de alopecia puede presentarse tanto en hombres como en mujeres. Además, quienes padecen de alopecia areata tienen mayor probabilidad de sufrir de otras enfermedades autoinmunes como de la tiroides o vitíligo.

Alopecia Cicatricial

La alopecia cicatricial es un tipo de pérdida de cabello que puede ser causada por una inflamación que destruye los folículos pilosos y esto origina el tejido cicatricial. Al generarse el tejido cicatricial el cabello en esa zona ya no vuelve a crecer.

Lamentablemente, en muchos casos la caída del cabello es muy lenta, lo que hace que los síntomas sean imperceptibles a veces hasta que cubre una zona más grande y se hace visible. Algunos de los síntomas de la alopecia cicatricial son:

  • Picazón intensa.
  • Hinchazón en el cuero cabelludo.
  • Lesiones de color rojo o blancas en el cuero cabelludo (parecidas a una erupción).
  • Cabello quebradizo.

También la alopecia cicatricial puede aparecer no solo por enfermedades capilares, sino a consecuencia de lesiones cutáneas, ya sean traumatismos o quemaduras. Por lo tanto, estas cicatrices localizadas en el cuero cabelludo dificultan el crecimiento del cabello.

Los tratamientos dermatológicos varían dependiendo del tipo de alopecia cicatricial. Suelen ser orales o tópicos y en algunos casos más complicados, quirúrgicos.

Es importante señalar, que la alopecia cicatricial afecta tanto a hombres como mujeres y puede surgir a cualquier edad.

Alopecia total y universal

De los principales tipos de alopecia que existen, la alopecia total y universal suele ser de las más llamativas por la magnitud de su alcance. Esta provoca la pérdida total del pelo de nuestro cuerpo, incluyendo pestañas, cejas y cuero cabelludo.

Es considerada como una forma avanzada de otro tipo de alopecia como lo es la alopecia areata. Sus causas son desconocidas, y solo se ha denominado como autoinmune. Es decir, el sistema inmunológico ataca las células de su propio organismo, debilitando el folículo piloso y evitando que el pelo reciba los nutrientes necesarios.

Según estudios de la Academia Española de Dermatología y Venereología, la alopecia total afecta al 7,2% de las personas que sufren de alopecia areata.

Otras formas menos comunes

Alopecia difusa

En la alopecia difusa se presenta una pérdida progresiva del cabello, y se puede deber a diversas causas, que van desde deficiencia nutricional, cambios hormonales y efectos secundarios del consumo de medicamentos. Lo que destaca de este tipo de alopecia, es que se produce de forma generalizada, el cabello se va poniendo débil, más fino y pierde brillo. A diferencia de otras alopecias que se manifiestan solo por zonas. Esta es reversible, con un tratamiento adecuado.

Alopecia frontal fibrosante

También es conocida como alopecia frontal, y tiene un alto nivel de incidencia en mujeres. Se asocia su aparición con la premenopausia y la postmenopausia. Su característica es muy singular porque produce un retroceso del nivel de implantación del pelo en el área frontotemporal.

Este tipo de alopecia en mujeres causa una pérdida progresiva de cabello, los pacientes pueden sentir picor en el cuero cabelludo.

Alopecia central centrífuga

La alopecia central centrífuga es un tipo de pérdida de cabello permanente en el vértice o centro del cuero cabelludo, que a su vez se extiende lenta y progresivamente.

Uno de los factores que influyen en su aparición son las inflamaciones crónicas, infecciones, queloides, enfermedades autoinmunes, problemas hormonales, entre otros. Además, a esto se le suma que se puede producir también por el uso de productos químicos para el alisado del cabello. Tiene prevalencia esta alopecia en mujeres mayormente.

Causas y factores de riesgo

Son diversas las causas y factores de riesgo que pueden provocar la alopecia y van desde la genética, factores ambientales, estilo de vida, entre otros. Aunque algunos tipos de alopecia pueden verse como algo común. El efecto en cada individuo puede ser diferente.

La caída de cabello no solo puede representar un problema estético, también uno emocional al verse afectada la autoestima por no tener una apariencia ideal tu cabello. Es momento de conocer a detalle cuáles son esas causas y factores de riesgo que intervienen en la aparición de la alopecia.

Factores genéticos

Cuando observamos que en nuestra familia hay muchos casos de calvicie, ya estamos predispuestos a que podamos sufrir de lo mismo, en especial los caballeros. La alopecia, independientemente de sus tipos y variantes, puede afectar a cualquiera en diferentes etapas de su vida y por diversas causas, y sí, algunas pueden ser genéticas.

Gracias a la investigación genética se ha demostrado que la alopecia androgenética tiene causas genéticas. Así que influye el código genético del individuo. Y la clave está en la transmisión del cromosoma X, que tiene una estrecha relación con el gen receptor de andrógenos que es determinante en la caída del cabello.

Tanto las mujeres como los hombres pueden sufrir de alopecia porque el cromosoma X está presente en ambos. Aunque los hombres son más propensos a padecer de la caída de cabello de una forma más prominente. A diferencia de las mujeres que su cabello se vuelve más frágil y menos abundante.

Factores ambientales y estilo de vida

Dentro de los factores que repercuten en el riesgo de sufrir de alopecia están los factores ambientales y el estilo de vida. Vivir en un lugar contaminado te ocasionará problemas tarde o temprano, al igual si no cuidas tu alimentación y haces algo de ejercicio a diario.

Factores ambientales: Nuestro cabello también sufre consecuencias por el entorno en el que vivimos. Las nanopartículas que se encuentran suspendidas en el aire, así como el humo de los escapes de los automóviles, por ejemplo, causan daño a nuestro cabello. Se trata de un estrés oxidativo en las unidades foliculares, que trae como consecuencia un debilitamiento de los folículos pilosos y la falta de brillo en nuestro cabello.

La caída del pelo por contaminación puede ser parecida a la alopecia androgenética e incluso hacer que se desarrolle otros tipos de alopecia más complicadas como la cicatricial o areata.

Estilo de vida: Cuando hablamos de estilo de vida, nos referimos a tener una nutrición balanceada y mantener una actividad física regular. El ejercicio nos ayuda a regular la oxigenación del cuero cabelludo, mejora la circulación sanguínea y acelera el proceso de eliminación de toxinas.

Así mismo, una alimentación balanceada te aportará los nutrientes necesarios para mantener fuerte y brillante tu cabello.

Condiciones médicas relacionadas

Hay condiciones médicas que están relacionadas con la alopecia. Te mencionamos algunas:

  • Cambios hormonales.
  • Menopausia.
  • Infecciones en el cuero cabelludo.
  • Quimioterapia.
  • Radioterapia en la cabeza.
  • Atravesar por períodos largos de estrés.
  • Diabetes,
  • Deficiencia de hierro.
  • Enfermedades autoinmunes como el lupus eritematoso.

Hay algunas situaciones que nos pueden hacer perder más cabello de lo normal, ya sea de áreas localizadas o en todo el cuero cabelludo. Es importante estar atento a algún síntoma o señal que nos muestre que nuestro cabello no está saludable. Atender a tiempo alguna de estas anomalías nos puede ayudar a prevenir un daño mayor.

Tabla de contenidos